Luis Díaz Meléndez (1906-2001)

De profesión impresor, ya en sus años de juventud mostró un especial interés por la fotografía, la literatura, la poesía y la historia, pero sin duda su mayor pasión –misión– en la vida sería escribir. Su carácter tímido y la curiosidad que le producía jugar con las palabras, le llevó a crear sus propios seudónimos, que utilizaría para firmar los artículos que escribía. El primer seudónimo que creó fue "Ludime", empleando para ello la primera sílaba de su nombre y apellidos. El segundo sería "Siul Zaid", esta vez escribiendo su nombre y apellido al revés. El último y definitivo fue "Sulidiza", nombre artístico con el que Luis Díaz Meléndez firmaba sus obras y por el cual se le conoce a día de hoy.

El interés por buscar y recopilar datos sobre asuntos relacionados con las tradiciones y la historia local, le llevaría desde muy temprano a publicar sus artículos en distintos medios. El primero de ellos sería el Eco de Aranda (1926-1936), un periodiquito local que se imprimía en la imprenta que regentaba su padre, Pedro Díaz Bayo. Más adelante colaboraría en La voz de Castilla –diario del cual fue corresponsal informativo–, Aranda Semanal y Diario de Burgos.

El grueso de la obra de Sulidiza se centra en la historia de Aranda de Duero y los usos y costumbres de los arandinos. Sin ser antropólogo, desarrolló un método de trabajo similar al que emplea la antropología: valiéndose de su cámara fotográfica, de una grabadora y de su bloc de notas, consiguió recoger la esencia de la vida de su pueblo.

Como resultado de esta labor, publicó los libros Rimas Arandinas (1971), Arandinos Ilustres y Distinguidos (1976) y Estampas Arandinas (1995). También realizó dos películas, Iglesias y Ermitas de Aranda (1997) y Nuestras Fiestas Patronales (1998), además de varios guiones radiofónicos y cuatro cintas de audio, destacando las que recogen el Verdadero cancionero arandino.

Su trayectoria profesional como impresor y como autor se vio reconocida a lo largo de su vida con varios títulos. En 1980, Sulidiza fue nombrado "Burgalés del Año" por Radio Juventud de Burgos y el Excmo. Ayuntamiento de Aranda de Duero le dedicó una calle en la villa –Calle Sulidiza–, inaugurada en su presencia por el alcalde de esta localidad el 25 de Agosto de 1996. Rotary Club, de Aranda de Duero, le concedió el premio Paul Harris.

 

Virginia Díaz Simón