24 de septiembre de 2018

El tiempo

en Aranda de Duero

Próximos días  

Imagen Nº726
Publicado el de 10 Diciembre 2013. JOSÉ ALEJANDRO QUINTANA Y ROZAS, alcalde de Aranda en los años 1901-1912.

 

El siglo XIX es el más convulso de nuestra historia. Durante esos años se produjo la invasión de las tropas de Napoleón y la Guerra de la Independencia, la proclamación de la Constitución de Cádiz, la vuelta al absolutismo con Fernando VII, la Revolución de 1868 y la expulsión de los Borbones, el breve reinado de Amadeo de Saboya, la instauración de la Primera República Española, el desastre de 1898… y, salpicando estos acontecimientos, las tres feroces guerras carlistas. Por ello, cuando en 1874, tras poco más de un año de vida, la República llegó a su fin, se planteó como solución a la constante inestabilidad política, que se había agudizado desde La Gloriosa, proceder a restaurar la monarquía borbónica en la figura del príncipe Alfonso, quien reinaría como Alfonso XII. La Restauración fue producto de un pacto de poder entre el Partido Conservador, liderado por Antonio Cánovas, y el  Partido Liberal de Práxedes Mateo Sagasta, dando lugar a un esquema de gobierno que permitió un periodo más o menos largo de estabilidad institucional, hasta que, en 1923, tras dar un golpe de Estado, el general Primo de Rivera se convirtió en dictador.

La evolución de la política nacional tuvo su reflejo en la política arandina. Como observa Pedro Sanz en su obra, Historia de Aranda: “En los primeros años del siglo XX la política local se encuadra en las líneas de la Restauración con el turno pacífico de los partidos conservador y liberal, representados en Aranda por D. Tomás Fuentenebro (el Romancillo) y D. José Alejando  Quintana y Rozas (hombre moderado, prototipo del buen pensar y del buen obrar) y justo es consignar que ambos gobernaron la villa con honradez y ecuanimidad, y procuraron su prosperidad dentro de las escasas posibilidades presupuestarias, con problemas de trascendencia decisiva: abastecimiento de aguas, alcantarillado, grupos escolares, pavimentación.”  

José Alejando Quintana (n. en la calle la Miel, 1.854 – m. en la calle Empedrada, 1.944), abogado de profesión, además de alcalde de Aranda en el periodo 1901-1912, fue juez y Cronista Oficial de la Villa. Amante de la historia, publicó algunos artículos en el Diario de Burgos. Persona querida en el pueblo (se le conocía como “don Pepito”), siempre se le veía con su bombín negro. La gente corriente le paraba en la calle para pedirle consejo sobre sus problemas particulares, algo que era una costumbre habitual con los alcaldes de entonces. En esta foto de 1934, Quintana aparece con sus nietos, ya fallecidos, pero aún recordados en Aranda. Sentados, de izquierda a derecha, figuran: Concha Quintana (casada con José Antonio Seijas), Carmen Alba, Carlos Blay y Mª Josefa Alba. De pie, de izquierda a derecha: Carmelo Quintana (en representación de la Fundación Estado Noble donó al pueblo en 1964 la Casa de las Bolas), Enrique Blay (casado con Carmen Seijas), Rosario Alba, Manolo Alba (casado con Flora Redondo), José Antonio Alba, Casilda Quintana (misionera carmelita) y José Mª Blay.

 

Cartelera Arandina
La publicación líder de la comarca

Teléfono 947 649 853 // 616 972 837

Correo electrónico info@carteleraarandina.com

Correo electrónico carteleraarandina@gmail.com

Facebook Twitter