21 de noviembre de 2018

El tiempo

en Aranda de Duero

Próximos días  

Imagen 486
Cofradía de Nuestra Señora de la Misericordia

 

En otra Estampa titulada «La Bajada del Ángel» describimos esta simpática fiesta que se celebra el día de Pascua de Resurrección. Por estar íntimamente ligada a la misma, queremos ahora referirnos a la cofradía de Nuestra Señora de la Misericordia, o de las Candelas por la que se la conoce más; quizás la más antigua de Aranda, pues aunque se ignora su origen, se sabe por los libros de la misma que existía ya en el siglo XVII. Antiguamente esta imagen que pertenece a la Parroquia de Santa María, se hallaba en la capilla donde hoy se encuentra la pila bautismal, en cuya capilla, en tiempos remotos, confesaban a los reos que iban a ser ajusticiados, de donde viene el sobrenombre de Misericordia que lleva la imagen, la misma precisamente que sale en la citada fiesta de la Bajada del Ángel y a la que éste quita el manto negro que lleva. Este acto, que constituye el regocijo de los chiquillos, es organizado por la citada cofradía quien regala al niño que hace de ángel el vestido, las sandalias, la corona, etc., pero los gastos exteriores como el montaje de las instalaciones y todo el tinglado que lleva consigo esta fiesta, corre a cargo del Ayuntamiento, que asiste al acto por ser «voto de villa». El protagonista de la fiesta, el niño, suele ser de unos cinco años que, automáticamente, por su actuación, pasa a pertenecer a la cofradía, sin abonar cuota alguna hasta cumplir los quince años. Como es lógico, esta cofradía a lo largo de su dilatada vida ha pasado por lances verdaderamente difíciles, siendo uno de los más comprometidos el surgido durante nuestra guerra civil, que puso en peligro su existencia, pues las listas de cofrades aparecían completamente en blanco, careciendo en absoluto de miembros. El problema era de extrema gravedad, estando a punto de desaparecer una cofradía antiquísima, a la que pertenecieron numerosas generaciones de arandinos. Pero pronto surgieron los amantes de la tradición, los arandinos de pro, que nunca se encuentran ausentes en los momentos de peligro y de sacrificio. Y en aquellos críticos momentos dieron paso al frente José y Feliciano Arribas y Feliciano López, quienes tomaron el asunto como cosa propia, comprometiéndose a que la fiesta continuase sin interrupción, decidiendo sufragar de su peculio particular todos los gastos que se originaran. De esta forma salvaron a la cofradía y a la simpática fiesta infantil de una segura desaparición. El problema estaba resuelto y la situación salvada. El ejemplo de estos magníficos arandinos causó un favorable impacto en el ánimo de todos, y poco a poco fueron nutriéndose nuevamente las listas con nuevos cofrades, tomando cuerpo y afianzándose la cofradía. Hoy se encuentra vigorosa y fortalecida como nunca con el ingreso de todo el personal de la Compañía de Aguas, augurando una larga supervivencia. El día de esta fiesta no solamente acuden los arandinos a presenciarla. Son numerosas las personas que se desplazan de los pueblos del contorno, y hasta las excursiones que se programan procuran incluir la visita a Aranda para presenciar este fausto acontecimiento. (Archivo Sulidiza)

 

Cartelera Arandina
La publicación líder de la comarca

Teléfono 947 649 853 // 616 972 837

Correo electrónico info@carteleraarandina.com

Correo electrónico carteleraarandina@gmail.com

Facebook Twitter